Molesto se declaró el Diputado de Renovación Nacional Harry Jürgensen, frente a la negativa de la Comisión Nacional de Distorsiones de aplicar  salvaguardias para la leche importada y el Queso Gauda, como venia solicitando el sector lechero nacional.

El parlamentario del distrito 25 dijo no compartir los criterios adoptados por la comisión e indicó que la medida es “una bofetada al sector lácteo nacional”.

En ese sentido, la autoridad detalló que “se trata de más de 800 millones de litros de leche que ingresan de esta forma (queso y en polvo) a competir con la leche nacional”.

“Estamos cubriendo un 20% de la demanda nacional con leche importada. O sea existe la posibilidad de crecer con la producción en Chile pero no se hace así, se privilegia la producción de leche en otras partes del mundo”, indicó el parlamentario.

El legislador explicó que la distorsión se produce cuando ingresa al país “un queso Gauda a menos de 2 mil pesos el kilo cuando el costo de producirlo en Chile es de $2 mil 600 pesos el kilo pagando 200 pesos por litro a productor,  mientras que en el extranjero se paga 300 pesos el litro de leche a productor”.

Para Jürgensen la medida adoptada resulta preocupante pues “está causando un daño que afectará no solo a los productores lecheros nacionales sino que también está afectando  considerablemente a la economía regional y nacional”.

Más de 30 mil puestos de trabajo perdidos


El parlamentario explicó que con la actual situación “se han destruido 14 mil lecherías, se han destruido 30 mil fuentes de empleos. ¿Que estamos logrando con esto? Estamos matando la producción nacional”


Asimismo, acusó a los ministerios de Hacienda, Economía, Relaciones Exteriores y la Fiscalía Nacional Económica de “ser cómplices” en este proceso que ha producido la pérdida de  miles de puestos de trabajo.

“Claramente es una pésima señal y lamentamos mucho esto que ha sucedido con nuestro sector lechero que es motor para las regiones de Los Ríos y la región de Los lagos”, finalizó.

Por radio