Revisar hábitos actuales y plantearse metas concretas son algunas de las sugerencias
que Bárbara Flores, nutricionista de Edenred, cree importante incorporar.

El año recién comienza y con él abundan las expectativas. Una de las más anheladas es, quizás, la
que tiene que ver con mejorar nuestro estilo de vida, es decir, con incorporar rutinas y hábitos que
nos ayuden a cuidar mejor de nuestra salud. Es en este contexto en el cual Bárbara Flores,
nutricionista de Edenred, empresa dedicada a la entrega de servicios y beneficios laborales, traza
algunas ideas que nos pueden ayudar proyectar un 2023 con una mejor alimentación.
 Revisa tus hábitos actuales: es fundamental tener claridad acerca de cuáles son los
hábitos, tanto de alimentación como estilo de vida en general, que no son tan saludables y
que podríamos modificar, en beneficio de nuestra salud.
 Plantear las metas y comenzar de a poco con los cambios: muchas veces los objetivos
que nos planteamos son demasiado ambiciosos. Lo mejor es escoger algunas metas y
comenzar a incorporar los cambios. No tienen por qué ser radicales. Por ejemplo, si tomo
poca agua, un primer paso puede consistir en un aumentos de su consumo. Podemos
programar alarmas y hacer un “check” cada vez que consumamos. Algo similar podríamos
hacer, a modo de ejemplo, con las legumbres. Si son pocas veces las que las consumimos,
se puede partir por integrarlas una o dos veces por semana.
 Mantén durante todo el año lo esencial: hay hábitos alimenticios que debemos
considerar para todo el año, es decir, independiente de la temporada en la que nos
encontremos. Desde esta perspectiva, siempre es fundamental consumir el agua
necesaria, comer frutas y verduras, cereales integrales y probióticos, entre otros. Desde el
comienzo de este año debemos tener eso claro: hay alimentos y hábitos que se deben
mantener siempre.
 Evita los “ultraprocesados”: los alimentos “ultraprocesados” muchas veces nos parecen
atractivos. Sin embargo, contienen muchas grasas, azúcares, aditivos preservantes, entre
otros, que no son buenos para nuestra salud. Siempre es preferible, en consecuencia,
preferir preparaciones caseras. Disminuir la ingesta de alcohol y el consumo de comida
rápida también es fundamental si queremos tener un 2023 saludable.
 Si puedes, ejercítate: El deporte también juega un papel significativo. Si bien en lo que
refiere a la mantención del peso normal, la alimentación contribuye en un 70%, el ejercicio
por sí solo tiene efectos que van en beneficio de la salud, ya sea regulando nuestro
metabolismo, mejorando nuestra presión arterial o estabilizando nuestros niveles de
colesterol.

Carolina Orellana

 

Por radio