¿Existe el Cáncer oral?, se estará probablemente preguntando usted, y la respuesta es tan clara
como categórica: sí, existe y al igual que otros tipos de cáncer puede ser mortal.
El cáncer oral es un crecimiento descontrolado de las células que tapizan la cavidad bucal (lengua,
paladar, cara interna de las mejillas, piso de boca, encías) y/o el labio. Es un enemigo silencioso en
etapas tempranas, pero en etapas avanzadas puede invadir estructuras distantes produciendo
metástasis y aunque tiene predilección por los hombres mayores de 40 años con factores de
riesgo, este cáncer no distingue edad ni sexo.
Hace algunas semanas en diciembre, se celebró el “Día latinoamericano contra la lucha del Cáncer
oral”, cuya conmemoración nos hace reflexionar sobre la importancia de primero, visibilizar su
existencia y segundo, divulgar las medidas para prevenir su aparición.
Importante es que la comunidad conozca los factores de riesgo asociados, destacando el consumo
de alcohol y especialmente de tabaco (asociado al 90% de los casos), lo que preocupa al
contrastarlo con la realidad nacional, donde Chile lidera el consumo de tabaco entre la población
adulta a nivel continental. Impresiona también la estadística: el 80% de los casos son detectados
tardíamente y la mitad de los pacientes con cáncer oral fallece a los 5 años de efectuado el
diagnóstico.
Las medidas preventivas apuntan a que la población se empodere en su autocuidado al adoptar un
estilo de vida saludable, mantener una buena higiene oral, reducir el consumo de tabaco y alcohol,
proteger los labios de la radiación UV y llevar una dieta rica en frutas y verduras. Asimismo, que se
haga costumbre conocer su boca y realizarse un “autoexamen” en búsqueda de lesiones
sospechosas, tales como algún cambio de color, consistencia o aumento de volumen en las
estructuras orales o heridas que no desaparecen en más de 15 días especialmente en los bordes
laterales de la lengua (localización más frecuente del cáncer oral) en pos de buscar atención
oportuna.
Oportunidades de prevención tenemos, solo falta difusión sobre el tema y tener la voluntad de ser
permeables a dichas oportunidades ya que, pese al panorama poco alentador mencionado antes,
existen buenas noticias, y es que el cáncer oral es totalmente tratable y curable cuando se
diagnostica en etapas tempranas, lo que nos hace reafirmar la convicción de que la prevención es
la clave.

 

Dirección de Comunicaciones y Extensión

Sede Osorno

Por radio