Familiares y camaradas del Ejército despidieron al Teniente Jorge Jiménez Estrada (Q.E.P.D.) y al Cabo 1° Jaime Cayuan
Calapai (Q.E.P.D.), fallecidos en el volcán Puntiagudo, al realizar una actividad recreativa en su tiempo libre.
La tragedia enluta a sus familias, al Ejército de Chile y todos sus integrantes, quienes despidieron a sus camaradas en
dependencias del Destacamento de Montaña N°9 “Arauco”, en honor a su memoria.
Durante dos días, y con la bandera a media asta, se realizaron los velorios en la Capilla de la unidad y una misa en el patio
de honor, con las que los integrantes del Destacamento despidieron a sus dos camaradas, quienes se desempeñaron
en estas mismas dependencias durante sus últimos años.
Las familias de ambos integrantes de la Institución agradecieron a todos quienes entregaron su apoyo durante
este difícil momento, y participaron en las operaciones de rescate. “Lo dejaron todo buscando a Jorge y eso uno lo
agradece porque madrugaron, trasnocharon y lo trajeron de vuelta”, expresó Humberto Jiménez, padre del Teniente
Jiménez, “se los agradezco de corazón, como un padre”, agregó.
Por su parte, los hermanos del Cabo 1° Cayuan destacaron el trabajo realizado por los camaradas de armas, presentes en la misa de despedida, quienes cumplieron con traer a sus compañeros de vuelta con sus familias.
“El Ejército nos ha entregado todo lo necesario, con todo el despliegue que se hizo para nuestra familia, ha sido algo impagable, no hay palabras para agradecerles”, dijo Rodrigo Cayuan. “Mi hermano era su amigo. No escatimaron en poder buscarlo y finalmente lo que necesitábamos era recuperar su cuerpo. Estaremos inmensamente agradecidos por las muestras de cariño que recibimos en estos momentos hacia nosotros y mi
familia”, expresó a su vez Yesenia Cayuan.
Compañeros hasta el final El Comandante en Jefe de la III División de Montaña, General de Brigada Enrique Jaque A., agradeció la
actuación de la comunidad para apoyar los trabajos de búsqueda. “Se vio de forma masiva mucho apoyo, de personal en retiro que son montañeses, gente de Socorro Andino, el resto de las Fuerzas Armadas, Carabineros, la Fuerza Aérea con sus helicópteros, así que estamos muy agradecidos, en nombre del Ejército, por el apoyo recibido de parte de toda la comunidad osornina de esta región maravillosa”, destacó.
El Subteniente Nicolás Arteaga fue uno de los integrantes de las cordadas de búsqueda. Conoció a las víctimas y con sus palabras explica porqué, a pesar de la dificultad de terreno y las condiciones adversas, no se abandonó el trabajo de búsqueda.
“Siempre tenemos la idea de que todos los que salimos, tenemos que volver. En este caso nos ponemos en el lugar de las familias, que lo único que nos pedían es que trajéramos a sus familiares de vuelta. Más allá de eso, el hecho de que fuera un compañero de nosotros nos daba más fuerza para seguir con la búsqueda, a pesar de lo extenuante que fuera”, explicó el Subteniente.

Es así, con estas muestras de recogimiento, que los funerales de ambos militares se realizarán el martes en el cementerio de Osorno, donde sus familiares y compañeros darán el último adiós a sus camaradas.
De esta forma, se cierra una dolorosa semana de búsqueda y rescate, pero que recuerda a los integrantes del Ejército que un camarada no se olvida jamás.

 

BOLETIN INSTITUCIONAL DEL EJERCITO DE CHILE

Por radio