Como una oportunidad para conectar con el aprendizaje y la puesta en valor del patrimonio natural del territorio, se llevó a cabo la charla denominada “¿Sirve que protejamos el mar para adaptarnos al Cambio Climático?”, instancia desarrollada en el marco del ciclo de charlas
Exploremos Más allá del Aula en el contexto del Programa Ciencia Abierta, coordinado por el Proyecto Asociativo Regional, PAR Explora Los Lagos del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación ejecutado por la Universidad Austral de Chile, sede Puerto Montt.
Frente a más de centenar de asistentes pertenecientes a comunidades educativas, conectadas vía telemática, el biólogo marino y profesional de la Seremi del Medio Ambiente, Claudio Castro, relevó el rol de los océanos para la humanidad, no sólo como un regulador del clima, sino que
también como el hogar de una gran biodiversidad, fuente de alimento para las comunidades, además de ser el principal reservorio de almacenaje para el CO2 atmosférico.
La presencia de Áreas Marinas Protegidas en nuestra región y zonas de múltiples usos en el borde costero con actividades como el turismo, manejo de recursos bentónicos, uso ancestral de la tierra, acuicultura y pesca extractiva, son hoy ejemplos palpables del rol de los océanos en nuestro
territorio, tal como describió el expositor en la oportunidad.
En el marco de la actividad, la charla hizo hincapié en la necesidad de fomentar la conciencia ecológica, tanto en el hogar como en la escuela, es la base para poder contribuir  a una protección  de nuestros océanos, promoviendo acciones que tiendan a disminuir la contaminación de sus
aguas, por ejemplo evitando los plásticos de un solo uso o promoviendo la economía circular, además de un sinnúmero de otras medidas, tales como la regulación de descargas de aguas servidas, regulación de la explotación pesquera, sumado al fomento de energías marinas
renovables que –en conjunto- contribuyen a cuidar nuestro patrimonio para alcanzar el desarrollo sustentable.
Actualmente, las Áreas Marinas Protegidas, brindan ayuda a los océanos en la mitigación y adaptación al cambio climático, promoviendo ecosistemas intactos y complejos con alta diversidad y abundancia en especies, constituyendo una figura que brinda resguardo a espacios de alto valor
natural, en línea con los convenios internacionales a los que ha adherido Chile a lo largo del tiempo para hacer frente a un fenómeno climático de alcance mundial.

Por radio