Muchas personas que han superado el COVID-19 requieren un tratamiento kinesiológico para recuperarse de las secuelas de la enfermedad. Asistir a un centro médico o llevar un profesional hasta la casa implica un riesgo de contagio tanto para el paciente como para el personal de salud.
La APP MiRutina permite utilizar la tecnología de los smartphones para reconocer los movimientos de los pacientes a la hora de realizar los ejercicios prescritos por los profesionales y registrar cumplimiento.

Dificultad para respirar, debilidad muscular, dolor corporal e incluso depresión y trastornos del sueño son algunas de las secuelas que presentan las personas que se han recuperado del COVID-19. Es por eso que, tras superar la enfermedad, muchos deben continuar con rehabilitación.
Así lo explica la kinesióloga Nicole Neumann, quien señala que los problemas respiratorios y musculares son los más frecuentes. “Las secuelas de los pacientes son varias, pero las que más se han dado son la fibrosis pulmonar, que se da después de todos los problemas
respiratorios que el COVID genera. También está el tiempo pasan en la UCI o en la cama, que provoca problemas como la debilidad muscular. La recuperación de los pacientes es más bien global, porque hay que hacer un trabajo cardiorrespiratorio, darles de nuevo fuerza a los músculos. Todo va a depender de cuánto tiempo estuvieron hospitalizados”.
En relación a la recuperación, la profesional indica que va a depender de cada persona, “pero es fundamental ir viendo cómo va su saturación, cómo se va adecuando su cuerpo a las exigencias que se van dando. Si se fatiga muy rápido, si logra realizarlo de buena manera o para poder darle una mayor dificultad o retroceder porque se cansaron mucho. De esa manera uno se puede ir dando cuenta en qué estado está la persona”.
La rehabilitación kinesiológica cumple un papel fundamental en la recuperación de estos pacientes. Sin embargo, la actual crisis sanitaria, sumada a la nueva variante delta que ya se encuentra en nuestro país y que es altamente contagiosa, expone tanto a los profesionales que prestan estos servicios como a los pacientes a un re contagio.

Nicole Neumann afirma que la probabilidad de contagiarse es muy alta debido a la proximidad que se tiene con las personas para realizar los ejercicios, moverlas y, en casos que haya mucho dolor, para guiarlas en el movimiento.
Para evitar esta compleja situación se creó la aplicación MiRutina ( www.mirutina.care ), una herramienta que prescribe diferentes ejercicios kinesiológicos de manera remota, entregando material que asegura el avance y aprendizaje de los pacientes a la hora de realizar sus ejercicios. “El kinesiólogo se puede contagiar o él al ir a ver a un paciente. Con la APP el ser vector de contagio se elimina completamente”.
MiRutina fue creada por equipo Kinesiólogos de excelencia y PhD en Kinesiología, con el objetivo apoyar la rehabilitación de pacientes en sus casas como también en los centros de salud, permitiendo lograr resultados exitosos de forma remota, mediante la monitorización
de paciente, sin necesidad de exponerse a posibles contagios.
La aplicación, disponible para Android y iOS, aprovecha la tecnología de los teléfonos inteligentes, tales como como el acelerómetro y los distintos sensores para detectar los movimientos de los pacientes a la hora de realizar los ejercicios recomendados por los kinesiólogos, registrando también el cumplimiento de estos.

Por radio