Estar preparados para la contingencia es el rol que deben asumir las empresas, que deben externalizar hoy su cobranza, para, por una parte dedicarse a vender y por otra, dejar en manos de expertos la recuperación de cuentas por cobrar.

Según un estudio de Data Influye, 33% indicó que el destino de los últimos retiros de las AFP, serán al pago de deudas generales, el 2% la compra de alimentos o artículos de primera necesidad y otro 22% señaló que será para ahorro o alguna inversión.
Un exceso de liquidez, que a juicio de los expertos, disminuirá en un 30% la morosidad actual y servirá para reactivar una cadena de pagos, que se ha visto perjudicada por la crisis sanitaria.
Es en este escenario, en el que las empresas deben aprovechar este momento, y activar una gestión de cobranza efectiva, dejando por un lado, la cobranza en manos de expertos, y por otro enfocarse cien por ciento en las ventas y en aprovechar de vender.
“Entendemos la situación país, pero también entendemos que necesitas cobrar y para eso están los expertos en el área, que crean estrategias de cobranza personalizada para tu empresa, para con tus clientes. Si no logras que te paguen tus servicios o productos, es porque no estás haciendo bien el trabajo de cobrar, y este es un momento que debemos aprovechar, pues el exceso de liquidez permitirá que la gente pague sus deudas. Tú
preocúpate de vender y administrar y los expertos de cobrar o al menos recuperar tu capital”, explica Alberto Gerszencvich, gerente general de la empresa Remesa ( remesa.cl )   Falta de stock y aumento en los precios Pese a que la liquidez que entrega este tercer retiro es una gran oportunidad para vender y también para cobrar, se trata de un efecto, que trae otras consecuencias importantes y negativas, como el aumento de precios, inflación y escasez de productos.
Alberto Gerszencvich señala que se trata de un efecto temporal y paliativo, para compensar en parte el aumento de cesantía, pero que sin embargo traerá un efecto negativo, como es el que suban los precios y se produzca además una escasez de productos. “Al aumentar el
consumo, gracias al 10 por ciento, se producen estas consecuencias, que a la larga perjudicarán el mercado y la economía del país”.

Es por eso, que el experto insiste en que la mejor inversión para este retiro de fondos, sigue siendo el pago de las deudas, que permite que la economía siga funcionando, y evita la quiebra de quienes, por liquidez y por morosidad, no pueden seguir funcionando.
“Con el primer retiro de fondos, el pago de deudas aumentó en un 40% y con el segundo el impacto fue menor, pues muchas personas lo utilizaron en vacaciones o en regalos de Navidad. En esta ocasión, cuando ya la economía está debilitada nuevamente por las nuevas cuarentenas, la posibilidad de pagar deudas, permitirá mantener la cadena de pago, y disminuir la morosidad. Esperamos que esta disminución sea de aproximadamente un
30%. Sin embargo, para que esto sea efectivo, hay que dejar la cobranza en manos de expertos”.

Sofía Vega
Periodista

Por radio