El diputado por la Región de Los Lagos, Harry Jürgensen junto a parlamentarios de distintas bancadas, presentó un proyecto de ley que aumenta multas a quienes boten desperdicios en terrenos no aptos para este fin.

 

La iniciativa fue presentada debido a la proliferación de vertederos ilegales en zonas que “terminan siendo un foco de infección para los vecinos, quemas ilegales, contaminación, lo que se traduce en malos olores y riesgos para la salud de los habitantes, tal como es el caso del vertedero clandestino en el sector de Chuyaca en Osorno o en el sector de Francke, por mencionar algunos”, dijo Jürgensen.

“Hace años que los osorninos hemos estado denunciado el colapso del vertedero de curaco, que atiende a varias comunas de la provincia, sumado a esto llevamos más de 10 años esperando la construcción del famoso relleno sanitario de Osorno el que aún no tiene certeza si será una obra inaugurada algún día o si terminará siendo sólo un gran movimiento de tierra que nos costó miles de millones de pesos, manifestó el parlamentario de la región quien espera soluciones a un problema que está afectando de “forma grave a la habitabilidad de los vecinos”.

En este sentido, el parlamentario aseguró que: “Es muy desesperanzador ver cómo pasan los años y van proliferando vertederos ilegales, alrededor de ciudades así como también a la orilla de los ríos, lo que no sólo es un problema que afecta el paisaje, sino que contamina gravemente nuestro ecosistema y hace imposible la vida de los ciudadanos”.

El código penal actualmente establece en su numeral 3 del artículo 494 que quienes ensucien o boten basura en playas, ríos, lagos parques o reservas nacionales, monumentos nacionales u otras áreas de biodiversidad con protección oficial serán sancionados con multa de 1 a 4 UTM.

En ese tenor el legislador junto a diputados oficialistas presentó un proyecto de ley que modifica dicho artículo, incorporando en el mismo numeral que quienes boten desechos en lugares no habilitados, especialmente si se trata de sectores cercanos a lugares residenciales, deberán ser sancionados.

Asimismo aumentó la multa hoy establecida de 1 a 4 UTM, a un rango superior, esto es: de 6 a 10 UTM ( $310.788 a $517.980).

El parlamentario señaló que será multado todo aquel que ensucie, arroje o bote basura en  sectores urbanos cercanos a sectores residenciales, así como en playas, riberas de ríos o lagos, parques y reservas nacionales, monumentos naturales o en otras áreas de conservación de la biodiversidad declaradas bajo protección oficial.

“Es importante comprender que dos de cada 10 kilos de basura generada en los hogares del país se dejan en lugares que no cumplen con un estándar ambiental: se trata de vertederos y basurales donde se pueden filtrar desechos contaminantes a las napas de agua que bebe la población y circulen vectores sin control hacia las comunidades”, explicó el legislador.

Finalmente, Jürgensen dijo que: “Este es un paso para ayudar a crear conciencia respecto a la gravedad de el problema pero seguiré trabajando de forma paralela para conseguir tener un relleno sanitario en condiciones”, así también el diputado considera que: “el cambio a nivel país debe ser completo, transversal, comenzando desde una cambio en la cultura de la gestión de los residuos tanto a nivel personal o familiar como comunitario y de ciudad hacia una política país, pero sin duda debe ir de la mano con adecuaciones legales para  darle la importancia que tiene”.

La moción fue ingresada en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, por el diputado José Miguel Castro, además de los diputados Sofía Cid, Paulina Núñez, Ximena Ossandón y Sebastián Torrealba, de Renovación Nacional, además de Cristina Girardi del PPD.

 

Por radio