Académicos y funcionarios de la Casa de Estudios osornina reflexionaron en torno a la valorización de la diversidad, equidad e inclusión, y a la importancia de la implementación del uso del lenguaje inclusivo en contextos educativos.

Sensibilizar respecto a la necesidad de emplear lenguajes y acciones inclusivas que propendan a la valorización de la diversidad, equidad e inclusión al interior de la comunidad mattheína, fue el objetivo del Taller de Lenguaje Inclusivo en el que participaron académicos y funcionarios del Instituto Profesional Agrario Adolfo Matthei (IPAAM) de Osorno.

Esta instancia de aprendizaje estuvo a cargo de profesionales del Centro para la Integración Jerome Bruner, quienes explicaron algunos conceptos fundamentales para hablar sobre diversidad y entregaron algunas estrategias y principios básicos para la no discriminación en contextos educativos.

La Directora del Centro para la Integración Jerome Bruner, Susana Rodríguez, explicó que la inclusión educativa es un enfoque que busca garantizar el derecho a una educación de calidad para todos, -y señaló-, “en este sentido, la inclusión escolar o educación inclusiva considera la escuela y los centros educativos como lugares equitativos y sin desigualdad ni discriminación para garantizar el aprendizaje. Así, la educación inclusiva es un proceso de fortalecimiento de la capacidad del sistema educativo para llegar a todos los estudiantes”, dijo.

Los participantes reflexionaron en torno a la panorámica general del debate actual sobre los consensos y divergencias acerca de los recursos para el uso de un lenguaje inclusivo. Al respecto, la experta hizo hincapié en que el debate acerca del lenguaje inclusivo es mucho más complejo de lo que parece a primera vista, porque se trata de un problema ideológico que involucra a la lingüística y a la política vigente. “Es necesario aclarar que el lenguaje en sí mismo, por sí sólo, no incluye o excluye, sino que lo hace la gente que lo usa. Para afirmar esto nos apoyamos en John Searle, quien en el siglo pasado llamó la atención en el hecho de que no son las oraciones las que expresan proposiciones semánticas, sino que es el hablante quien expresa una proposición al pronunciar una oración. Por ejemplo, si yo digo este discapacitado no es igual que decir esta persona con discapacidad”, explicó.

Esta actividad fue coordinada con el Centro para la Integración Jerome Bruner en el marco del convenio suscrito con el IPAAM que busca establecer vínculos bidireccionales entre ambas instituciones. La invitación a participar de forma voluntaria en esta actividad la realizó el área académica del Instituto, buscando abrir espacios de aprendizaje y discusión de temas que atañen directamente a quienes cumplen funciones en esta Institución de Educación Superior.

Así lo explicó el Director Académico, Rodrigo Cisterna, quien manifestó que “para poder integrar y para visibilizar de manera adecuada, primero tenemos que formarnos, y entender la importancia de la autoformación. Este proceso parte en cómo generamos conciencia nosotros mismos y en nuestros equipos de trabajo de que el lenguaje que empleamos a diario no siempre es lo suficientemente inclusivo”, indicó el directivo. Apuntó además que para el fortalecimiento de prácticas inclusivas es necesario ver las diferencias como un recurso de aprendizaje y desarrollo.

La próxima actividad en el marco del convenio de colaboración suscrito entre ambas instituciones es la realización de un Taller de Agricultura Urbana que impartirá el Instituto, en el que podrán participar 15 apoderados del Centro para la Integración Jerome Bruner.

 

Por radio