Acciones como venir al llamado, caminar junto a su dueño o echarse en un lugar y permanecer quieto, son algunos de los comandos que podrán aprender los tenedores y sus mascotas gracias al material audiovisual trabajado conjuntamente con la PDI.

Lograr que nuestras mascotas comprendan lo que queremos decirles no es una tarea sencilla. Entonces, ¿imaginas pedirle a tu perro que se quede “quieto”, “sentado” o “echado” y que sencillamente te haga caso? Ese es el objetivo de los videos de adiestramiento canino básico trabajados conjuntamente por la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) y la Policía de Investigaciones (PDI).

En seis cápsulas de 40 segundos cada una, instructores de la Brigada de Adiestramiento Canino de la PDI muestran cómo enseñar comandos básicos de adiestramiento a nuestros canes, usando premios y refuerzos positivos como pellet y caricias.  Se trata de un material didáctico y fácil de entender, que se puede aplicar a cualquier perro.

Acciones como venir al llamado, caminar junto a su dueño o echarse en un lugar y permanecer quieto son algunos de los comandos que podrán aprender los tenedores y sus mascotas a través de los videos que estarán disponibles en las redes sociales del Programa Mascota Protegida de la Subdere.

“Se trata de cápsulas que en un principio fueron pensadas para apoyar a los dueños de perros pertenecientes a las nueve razas potencialmente peligrosas identificadas en la ley, pero que, en la práctica, pueden ayudar a cualquier tenedor a entrenar a su mascota y aprender a controlar algunas de sus conductas”, explicó Carolina Guerrero, coordinadora nacional del Programa Mascota Protegida, a cargo de promover las implicancias de la Ley 21.020 de Tenencia Responsable de Mascotas.

Por su parte, el inspector de la PDI, Héctor Sepúlveda, resaltó que, “el adiestramiento que realiza la Brigada de Adiestramiento Canino de la PDI, se basa en refuerzo positivo. Este tipo de adiestramiento consiste en dar una instrucción al perro para que este realice una acción, si el cumple y ejecuta lo que yo le enseño, le entrego como recompensar algún snack de alimento, un juguete o caricias, algo agradable para ellos”.

Además, Sepúlveda precisó que “la primera instrucción de obediencia que deben aprender nuestros canes es la sentarse. Para realizarla, el perro debe portar una correa o traílla y un collar. Debemos ubicar al perro por el costado izquierdo, dar a conocer el snack o juguete sin entregarlo”.

Luego de ese primer acercamiento se debe tomar la correa con la mano izquierda, mientras que en la mano derecha se sostiene el premio, que es pasado por sobre la nariz del animal, acompañado de la palabra “sentado”. Si el can realiza la acción, se le entrega el premio -snack o caricias- y se debe elogiar con frases como “¡muy bien!”.

Por radio